María Medem: “Mi narrativa no es evidente ni explícita. Busco que el lector descubra las cosas poco a poco”
María Medem se convirtió el pasado 5 de abril en la cuarta mujer que gana el Premio al Autor Revelación del 37 Comic Barcelona, gracias a su obra Cenit (Apa Apa Cómics). Su interés por el dibujo desde bien pequeña llevó a esta sevillana, nacida en el barrio de San Bernardo en 1994, a estudiar Bellas Artes, aunque reconoce que fue una decisión “tomada repentinamente” porque también le atraía Antropología. Rosa Laparra, gerente de la Fundación Divina Pastora, entidad que patrocina el Premio al Autor Revelación, habla con la ilustradora sobre sus obras y sus proyectos de futuro.  
viernes, 3 de mayo de 2019

Rosa Laparra: ¿Cuál fue tu primer acercamiento al cómic?

 María Medem: De pequeña leía creo que lo típico, Tintín, Asterix y Obelix y Mortadelo y Filemón. Fue durante la adolescencia donde empecé a conocer más el medio, gracias a un amigo con un hermano que leía muchos cómics y me los iba prestando. Ahí creo que me empecé a aficionar más. Era sobre todo manga, el que más recuerdo es Berserk. Más tarde, poco antes de entrar en Bellas Artes, conocí el trabajo de Moebius y autores de esa época. Aunque durante la carrera no hice nada relacionado con el cómic y fue ya en el último año cuando volví a interesarme por este género.

 Rosa Laparra: ¿Qué te atraía de aquellos cómics? ¿El color? ¿La historia?

María Medem: Supongo que el lenguaje gráfico y la historia, que es lo que diferencia al cómic de otros medios. El color siempre me ha atraído, aunque no esté presente en todos los cómics y especialmente en los que leía entonces, que tendían al blanco y negro.

Rosa Laparra: ¿Cuándo empezaste a dibujar?

María Medem: Dibujar he dibujado desde pequeña, pero el cómic no empecé a intentarlo hasta que tenía 17 años más o menos, pero fue eso, un intento, porque no me veía para nada preparada para hacer lo que quería. Cuando estaba acabando Bellas Artes, con 20 o 21 años, sí que volví a intentarlo y ahí fue cuando empecé a sentirme más cómoda con el medio y comencé a autoeditar algunos de ellos. Después de eso, vinieron los libros.

Rosa Laparra: ¿Cómo te planteabas esos trabajos de inicio?

María Medem: Como algo experimental. Como en la autoedición no hay más editor que uno mismo, todas las decisiones las tomas tú, y no hay -por lo menos en mi caso- preocupación por un filtro externo, que sería el del editor. Empecé a conocer este lenguaje y a intentar aprovechar la libertad que da.

 Rosa Laparra: Cuéntame cuáles han sido tus trabajos desde el principio hasta ahora.

María Medem: Antes de trabajar en los proyectos más largos, había publicado algunos fanzines, como Dejavu. Una editorial holandesa -Terry Bleu- me contactó entonces porque había visto mi trabajo en internet, y me propuso publicar un libro, que acabó siendo Satori. Terry Bleu es una editorial pequeña y el editor se encarga de todo el proceso, lo imprimió en risografía y serigrafió la portada, también lo encuadernó a mano. El resultado es un libro muy cuidado.

Más o menos al mismo tiempo, Toni de Apa Apa me contactó para hacer un libro juntos, que es Cenit, por el que ahora he ganado el premio. Satori se publicó antes que Cenit, y entre estos dos publiqué un fanzine, llamado Karate, que fue una colaboración con Hugo Espacio y que publicó Último Mono, un estudio de Sevilla. Después de Cenit, publiqué Échos con una editorial francesa, Fidèle Editions. Ahora estoy trabajando en algunos fanzines y en otros libros largos, tanto con Terry Bleu como con Apa Apa, que saldrán entre este año y el que viene.

Rosa Laparra: ¿Todos ellos tienen o siguen alguna línea concreta? ¿Tienen algún punto en común?

María Medem: Supongo que lo que tienen en común es la extrañeza en las historias y no tienen una narrativa habitual. No sé si soy la más adecuada para decirlo, porque la elección de una línea en común no es muy deliberada, son los temas y la manera de contar historias que me gustan y disfruto. Mi narrativa no es evidente ni explícita porque intento no contar las cosas de manera muy clara. Busco que el lector descubra y averigüe las cosas poco a poco.

Rosa Laparra: ¿Qué herramientas utilizas?

María Medem: Dibujo a lápiz y el color siempre lo hago digital.

Rosa Laparra: ¿Cuánto tiempo le has dedicado en el transcurso de estos años a la creación de cómic?

María Medem: Durante Cenit dibujaba todos los días, hacía dos páginas al día. Y antes de Cenit, creo que una página al día. De todas maneras, todos los días dibujo. A veces, le dedico el día entero a trabajar encargos, y cuando estoy más libre, aprovecho para adelantar proyectos.

Rosa Laparra: ¿Cuál es tu fuente de inspiración cuando empiezas a hacer cómics?

María Medem: Creo que en lo que más me baso es en lo cotidiano, aunque algunas historias, especialmente Cenit, tengan un claro tono onírico, uso la realidad para desarrollar estas historias.

Rosa Laparra: La primera impresión que tuve al ver tu trabajo es la fuerza del color y la limpieza en el tratamiento de la obra. ¿Crees que la luz de tu tierra tiene algo que ver con el color de tus trabajos?

María Medem: Supongo que sí. Esto no lo había pensado antes, hasta que una escritora que es también sevillana, Elisa Victoria, me lo preguntó durante la presentación que hicimos de Cenit, y caí en la cuenta de que podía ser así, pero no ha sido una decisión consciente. Cuando pienso en la atmósfera y los paisajes, evidentemente me baso en paisajes que he vivido y como la mayoría de mi vida la he pasado en Andalucía, mis referentes son sitios, paisajes y luces de aquí. El verano siempre me marca, por la calma que hay y lo larguísimos y calurosos que son los días. Es una época extraña y muchas veces cuando intento evocar una determinada atmósfera, recuerdo momentos de los veranos que he vivido aquí.

Rosa Laparra: A propósito del Premio Revelación de la Fundación Divina Pastora en Comic Barcelona, ¿puedes explicarme de qué va Cenit o qué te hizo pensar en ese nombre?

María Medem: El nombre lo decidimos al final. Quería que fuera solo una palabra, como suelo hacer en casi todos mis cómics. Es una palabra que tiene fuerza de por sí, pero que adquiere también su sentido propio al leer la historia. Cenit trata sobre dos sonámbulos que siempre se encuentran al mediodía -cuando el sol está en su cenit- para hablar de su noche anterior.

Rosa Laparra: ¿Has trabajado en el extranjero?

María Medem:  Sí, la mayoría de las ilustraciones en las que trabajo son para Estados Unidos e Inglaterra.

 La extrañeza de las historias de María Medem y su narrativa no habitual conforman una mirada diferente dentro del mundo del cómic que la convierten en una de las nuevas autoras del cómic de su generación.

El Premio al Autor Revelación del 37 Comic Barcelona, patrocinado por la Fundación Divina Pastora, reconoce a un nuevo valor de la historieta española que haya publicado en España en el año 2018 su primera o segunda obra unitaria en álbum, novela gráfica u otro formato de edición que no tenga carácter colectivo.

La Fundación Divina Pastora es una organización sin ánimo de lucro que tiene como objetivo prestar atención a personas con alto riesgo de exclusión social y está orientada a la promoción de obras sociales, benéficas, médico-sanitarias y de protección de salud. Asimismo, colabora con distintas entidades para impulsar la formación e información en los ámbitos educativo, deportivo, medioambiental, fomentando la docencia, la formación y la investigación.

 

2019 © Fundación Divina Pastora | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies