Envejecimiento y síndrome de Down
DOWN ESPAÑA y el Real Patronato sobre Discapacidad, en colaboración con Divina Pastora Seguros, han presentado en la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad la publicación ‘Las personas con síndrome de Down y sus familias ante el proceso de envejecimiento’, que recoge, entre otros datos, que en 30 años, la mitad de la población con síndrome de Down serán personas mayores. A la presentación ha asistido la subdirectora general Corporativa de Divina Pastora Seguros, Pilar Nieto.
martes, 28 de octubre de 2014

El aumento de la esperanza de vida de las personas con síndrome de Down, que hoy supera los 60 años, unido al descenso en la natalidad de este colectivo, llevarán a que en los próximos 30 años, más de la mitad de las personas con síndrome de Down sean mayores.

El estudio aborda el envejecimiento de las personas con síndrome de Down como una “emergencia silenciosa” a nivel social e incide en factores clave que condicionan cómo estas personas se hacen mayores. Esta última etapa vital constituye todo un reto para las asociaciones y los profesionales que les apoyan así como para las propias familias.

El objetivo trazado por el estudio es conseguir un envejecimiento activo, pleno y digno para este colectivo. Para ello, incide el estudio, es necesario investigar escenarios de futuro, es decir, los contextos donde se va a envejecer, para que estos sigan siendo favorables para estas personas y se garantice su calidad de vida.

A la presentación han asistido la Subdirectora General Corporativa de Divina Pastora Seguros, Pilar Nieto; el director del Real Patronato sobre Discapacidad, Ignacio Tremiño; el presidente de DOWN ESPAÑA, José Fabián Cámara y el asesor de DOWN ESPAÑA y miembro del equipo de investigación del estudio, Agustín Huete.

Durante la presentación, la Subdirectora General Corporativa de Divina Pastora Seguros, Pilar Nieto, se ha referido al objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas con Síndrome de Down también durante su proceso de envejecimiento, como “parte del recorrido de vida”. Nieto ha mostrado el orgullo de Divina Pastora Seguros por participar en un proyecto que redundará en la calidad de vida del colectivo. 

Por su parte, Agustín Huete, asesor de DOWN ESPAÑA, ha señalado que esta publicación se ha elaborado con dos propósitos claros: conocer el fenómeno del envejecimiento de personas con síndrome de Down desde su propia perspectiva y la de sus familias, así como proponer medidas para un futuro modelo de actuación para el colectivo. Según ha señalado, el envejecimiento es un cambio que requiere de apoyos, también en el caso de las personas con síndrome de Down.

En este sentido, ha señalado que el estudio parte de dos datos: el aumento de la esperanza de vida de las personas con síndrome de Down, que hoy supera los 60 años, y el descenso en la natalidad de este colectivo, que llevará a que en los próximos 30 años, más de la mitad de las personas con síndrome de Down sean mayores.

Este estudio ha constatado que envejecer no es únicamente un proceso biológico, sino también social. Hoy en día, la mayoría de personas con síndrome de Down mayores de 40 años pertenecen a una generación que no ha recibido Atención Temprana, que no ha estudiado en inclusión ni ha participado en actividades de ocio y tiempo libre. Como consecuencia, han envejecido en un escenario más propicio a hacerse mayor de forma prematura.

En contraposición, la nueva generación de personas con síndrome de Down vivirá en condiciones distintas, lo que marcará un proceso de envejecimiento muy distinto al actual. 

El presidente de DOWN ESPAÑA, José Fabián Cámara, ha expresado que “es una buena noticia que las personas con síndrome de Down envejezcan” y ha destacado la importancia de que se les ofrezcan servicios de envejecimiento activo y vida independiente. Asimismo, ha afirmado que a partir de los 45 años es necesario comenzar a trabajar el fenómeno del envejecimiento entre el colectivo.

Según Cámara, “las personas con síndrome de Down hoy no son iguales que las del mañana. A la hora de envejecer, mientras que a las de hoy tenemos que prestarles servicios de dependencia, a las del futuro habrá que procurarles servicios de independencia”.

Por otro lado, ha destacado que va a coincidir el envejecimiento de las personas con síndrome de Down con el de sus padres, una situación que requerirá estrategias de intervención conjuntas. 

Finalmente, el director del Real Patronato sobre Discapacidad, Ignacio Tremiño Gómez, ha asegurado que la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual ha aumentado en las últimas décadas y la esperanza de vida de este colectivo supera hoy los 60 años. En este sentido, ha destacado el proceso de envejecimiento prematuro de las personas con discapacidad intelectual, que comienza a los 45 años y que repercute en el modelo familiar, por lo que es necesario, ha dicho, trabajar en programas de intervención.

Tremiño ha agradecido a DOWN ESPAÑA su disposición a “buscar soluciones ante una realidad preocupante para las personas con discapacidad y sus familias”. Por otro lado, ha hecho especial énfasis en que “la Administración debe ayudar a encontrar estas soluciones y dar apoyo donde sea necesario”.

2021 © Fundación Divina Pastora | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies