Octavio de Juan: “La música es el mejor software que podemos meter en el cerebro de un niño”
Crear una partitura musical a través de las neuronas. Ese es el proyecto en el que se embarcaron hace más de tres años, un equipo multidisciplinar, liderado por el neurocientífico e investigador del CSIC Javier De Felipe y formado por Pablo Toharia (Universidad Rey Juan Carlos de Madrid), Juan Morales (Universidad Politécnica de Madrid), Isabel Fernaud (Universidad Politécnica de Madrid, Instituto Cajal (CSIC), Ángel Rodríguez (Universidad Politécnica de Madrid) y Octavio de Juan, (Conservatorio Profesional de Alicante) neurocientífico, músico y uno de los integrantes del Cuarteto Almus.
martes, 22 de septiembre de 2015

Estos investigadores diseñaron una herramienta informática que convierte las características morfológicas de las espinas dendríticas de las neuronas cerebrales en notas musicales. La capacidad de aprendizaje y la memoria están relacionadas con las dendritas, por lo que este estudio pionero y único en Europa permitirá mejorar la comprensión del funcionamiento del cerebro y buscar nuevas soluciones en la lucha contra las enfermedades como el Alzheimer.

Las espinas dendríticas son unas protuberancias, a modo de arruga, que ocurren cuando se produce un salto de electricidad entre una dendrita y otra. Por buscar un ejemplo, es como si fuera una rosa cuando se van generando las espinas a lo largo del tallo.

Enmarcado en los actos de celebración del Día Mundial del Alzheimer, organizados por AFAV, la conferencia/concierto "El Canto de las Neuronas" llega al Auditorio Mar Rojo del Oceanogràfic. Una conferencia/concierto que correrá a cargo de Javier De Felipe y del Cuarteto Almus, compuesto por Manuel de Juan y Vicente Antón, violines; Octavio de Juan, viola; y Francisco Pastor, violonchelo. Es la segunda ocasión en la que se celebra esta conferencia. La primera fue en 2014 el 29 de octubre en la sede central del CSIC.

Rosa Laparra, gerente de la Fundación Divina Pastora, entrevista a Octavio de Juan, sobre la importancia de la música para el estudio del cerebro y sobre el proyecto "El canto de las Neuronas".

Rosa Laparra: ¿Qué aporta la música en el estudio del cerebro?

Octavio de Juan: La música aporta mucho. Hay estudios científicos que avalan que desde el punto de vista neuronal tocar un instrumento de cuerda brotada es la actividad humana que más exige la sincronización simultánea de todas las partes cerebrales. Es la actividad más compleja que puede hacer el hombre. Es emoción, control, toma de decisiones, movimiento, tacto, audición y visión. El estudio de la neurología está en la música y en la matemática. Además de la actividad en sí, el estudio de la música es el mejor software que se puede meter en el cerebro de un niño para que ese cerebro desarrolle al máximo su potencialidad.

Rosa Laparra: Entonces, ¿la música puede contribuir a la prevención de enfermedades neurodegenerativas?

Octavio de Juan: Es el mejor sistema que se conoce para evitar o, al menos, frenar la injerencia de una enfermedad. Hay una bidireccionalidad de la ciencia a la música. A través de la música podemos entender el cerebro y, a través del cerebro, podemos entender la música como arte.

Rosa Laparra: En este sentido, la música puede ser beneficiosa para los enfermos de Alzheimer, ¿no?

Octavio de Juan: Sí, está demostrado que un enfermo de Alzheimer en estado muy severo puede cantar y acordarse de canciones que conocía antes de que se produjese la enfermedad. La música tiene ese potencial por encima de todas las artes porque, además, se puede mensurar desde el punto de vista científico y es un banco de pruebas fantástico para saber algo más de la materia gris.

Rosa Laparra: ¿Qué es "El canto de las Neuronas"?

Octavio de Juan: Es el fruto musical de un proyecto científico de más de tres años de trabajo y consiste en transformar los cuatro parámetros más importantes fisiológicos de las espinas dendríticas en los cuatro parámetros más importantes de la música y reconocibles por el científico. Es una herramienta de trabajo para los neurobiólogos que podrá aumentar la eficiencia en la búsqueda de las espinas dendríticas y, por tanto, en el estudio de la enfermedad de Alzheimer. Este proyecto se basa fundamentalmente en que lo auditivo, en este caso lo musical, es más adecuado para la repetición de frecuencias que lo visual.

Rosa Laparra: ¿Qué se encontrará el público en este concierto?

Octavio de Juan: El concierto de las neuronas es la puesta de largo, es la demostración al público de lo que suena en un ordenador hecho por ese programa informático que comentábamos. Este concierto tiene en la obra de Beethoven (Cuarteto de cuerda op.132 en La menor Heiliger Dankgesang eines Genesenen an die Gottheit, in der lydischen Tonart. Molto Adagio – Neue Kraft fühlend. Andante – Molto Adagio – Andante – Molto Adagio. MitinnigsterEmpfindung), la obra más profunda y transcendental de toda la música de instrumentos de cuerda. Son 19 minutos de máxima tensión emocional. Además, el público disfrutará del Opus 1 Salute et aetate que son dendritas de dos individuos sanos, uno de 40 años y otro, de 80. Se puede ver cómo la edad hace que un individuo tenga más espinas dendríticas y, por tanto, menos actividad. En el caso del Opus 2 Morbo et progressu, se apreciará cómo son las dendritas de una persona sana y de otra que sufre Alzheimer.

Rosa Laparra: ¿El público podrá apreciar cómo suenan las neuronas?

Octavio de Juan: El público va a escuchar una música sin patrones, pero que es más tonal que otra música porque, por la aleatoriedad, presenta unas variantes rítmicas, con juegos de timbre y ritmos realmente originales. Además, se plasmará físicamente y auditivamente la diferencia entre un cerebro sano y uno enfermo. Por ejemplo, en el Opus 1, en el que la diferencia es la edad, habrá muchas más notas que silencios, sin embargo, en el Opus 2 prácticamente son silencios con algunas notas. Todo lo que es silencio es ausencia de energía, ausencia de vida, es muerte.

Rosa Laparra: ¿Cómo ves el futuro de este proyecto que habéis iniciado vosotros para estos enfermos?

Octavio de Juan: Tiene mucho futuro en el diagnóstico y en la búsqueda de causas del Alzheimer, considerada la peste del siglo XXI. Es un paso más para estudiar por qué se produce el Alzheimer y evitarlo, algo que en este momento todavía no conocemos porque sabemos que se produce mucho antes de que dé la cara. En cualquier caso, la música, desde el punto de vista del estudio de instrumentos y también desde la audición de música clásica, por su estructuración matemática, podemos usarla como entrenamiento y terapia preventiva ya desde niños. Una vez que la enfermedad neurodegenerativa ya sea inevitable, debemos frenarla dentro de lo posible y cuando ya no sea posible frenarla proporcionar, a través de la música, momentos de felicidad a las personas que la padecen.

2021 © Fundación Divina Pastora | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies